top of page

Ucrania, los medicamentos y la salud.


UCRANIA: ¿A QUIÉNES LE COMPRA MEDICAMENTOS?

Según un informe oficial de la embajada argentina(1), Alemania es el principal exportador de sustancias farmacéuticas a Ucrania, y luego le siguen India y Francia (en este caso es Sanofi el principal laboratorio francés que vende medicamentos en Ucrania). El laboratorio fabricante de biosimilares en Argentina GemaBiotech del grupo internacional Mega Labs tiene unidades de negocios en Ucrania y Rusia. En Rusia, una pionera de capitales argentinos es Laboratorios Bagó.


EL ACCESO A LOS MEDICAMENTOS Y A LA SALUD

En la etapa soviética, en Ucrania el acceso a la asistencia sanitaria era gratuito para todos (y en teoría aún sigue siendo así en el marco legal), pero en la práctica, los pacientes y sus familias cada vez deben pagar un porcentaje mayor de su propio bolsillo para la mayoría de los tratamientos y los medicamentos. La brecha para acceder a la atención sanitaria entre quienes pueden permitirse pagar un médico privado y quienes no, se amplia cada vez más.


En los años sesenta la esperanza de vida entre Ucrania y Europa Occidental era similar, pero hoy existe una diferencia de más de diez años por término medio: en Ucrania se ha desplomado a los 67 años para los hombres, mientras que en la mayoría de los países europeos ronda los 80 años.


Por la falta de políticas de prevención, el número de pacientes con SIDA y con tuberculosis ha aumentado en los últimos años. Por temor a los costos de los tratamientos, muchos pacientes esperan hasta que se encuentran en condiciones críticas para acudir al médico.


La falta de protección social efectiva, unida a los bajos salarios de los médicos ucranianos (perciben entre 140 y 280 dólares al mes, dependiendo de las especialidades) y de la mayoría del personal sanitario, contribuye a la sangría de recursos humanos del sistema público hacia el privado, pero, sobre todo, hacia el extranjero. Uno de los mayores inconvenientes entonces es el déficit de personal médico y de enfermería.


En enero de 2015 la OMS decía que el sistema de salud de Ucrania había colapsado y el acceso a la atención médica era calamitoso(2). Y agregaba que "hay personas atrapadas en las ciudades de Donetsk y Lugansk, a donde no se puede ingresar con asistencia desde hace varios días".


LA SALUD Y EL FMI

El gobierno ucraniano, a petición del Fondo Monetario Internacional (FMI), está realizando una reforma del sistema de salud del país desde el 2017. A pesar de la promesa del gobierno de llevar a cabo esta reforma de una manera sistemática y exhaustiva, el Sindicato de los Trabajadores de la Salud de Ucrania señala que el procedimiento de reforma es caótico y desorganizado y constituye una flagrante violación de la legislación y al diálogo social de Ucrania (3)


Ucrania es el tercer deudor más grande del FMI luego de Egipto (segundo) y de Argentina (primer deudor luego del acuerdo hecho por Mauricio Macri).



UCRANIA, UN GRAN LABORATORIO DE EXPERIMENTACIÓN MUNDIAL

Los ucranianos son una de las poblaciones que más participan en estudios clínicos. Muchas compañías farmacéuticas prueban las nuevas drogas en Ucrania. Los ensayos clínicos es una de las formas para que la mayoría de los ciudadanos ucranianos obtengan una calidad de atención médica que cumpla las normas internacionales.


Se consultó el sitio ClinicalTrials,gov y con la información obtenida se confeccionó una tabla donde comparamos los estudios clínicos que se han publicado en el sitio, por parte de todos los países que formaban parte de la ex Unión Soviética. Y vemos que Ucrania lidera por mucho esa tabla 1 (a excepción de la propia Federación Rusa):


TABLA 1















UCRANIA, DESDE LA DISOLUCIÓN DEL COMUNISMO, TIENE CADA AÑO MENOS HABITANTES

En 1991 el país tenía 52 millones de habitantes, y según las estimaciones en 2020 tiene 41.5 millones. La causa es una conjunción de baja natalidad, disminución de la esperanza de vida y un gran flujo emigratorio.


LAS ARMAS NUCLEARES

Las armas nucleares fueron colocadas por la Unión Soviética y las heredó Ucrania cuando, al final de la Guerra Fría, se independizó. Era el tercer arsenal nuclear más grande de la Tierra. En 1994, se incorporó al Tratado de No Proliferación Nuclear, al tiempo que renunció a su condición de estado nuclear. Se desarmó nuclearmente con la condición que la Federación Rusa, Gran Bretaña y los Estados Unidos se comprometieran a respetar su integridad territorial. Después de la anexión del territorio ucraniano de Crimea por parte de Rusia en 2014, que no generó una respuesta internacional seria, Ucrania comenzó a dudar de las virtudes del acuerdo. La traición a los ucranianos no debe subestimarse. Es un muy mal ejemplo para el desarme nuclear.


Bibliografía:


Daniel Ricchione

ricchdan@gmail.com


Comments


bottom of page